martes, 25 de agosto de 2015

La iluminacion en la Casa Tugendhat: escribir sobre arquitectura

Como colaborador de la revista iCandela, aprovecho estos días de verano para recabar información en relación a la Casa Tugendhat con el objetivo de comenzar a escribir un artículo sobre su iluminación. De esta manera, completaré la trilogía dedicada a tres viviendas claves del Movimiento Moderno, construidas alrededor del año 1929, por Adolf Loos (Villa Müller), Le Corbusier (Ville Savoie)  y Mies Van der Rohe (Villa Tugendhat).

De hecho, este inicio del proceso de elaboración de dicho artículo ha coincidido con mi visita a la exposición sobre la obra de Álvar Aalto en el Caixaforum y con el reencuentro con su frase "I do not write. I build". Digo reencuentro porque -en mis tiempos de estudiante de Arquitectura- colaboré en el despacho de José Luis Mateo y, siendo éste director de la revista Quaderns, ya le escuché alguna frase similar.

Todo ello me ha hecho reflexionar sobre lo que supone para un arquitecto escribir sobre arquitectura; si bien el objetivo prioritario es (siempre y casi obsesivamente) proyectar y construir, creo que escribir ayuda -como en tantas otra cosas- a fijar las ideas. Y, aunque se trate de obras ajenas, no dejan de ser ideas arquitectónicas que pasan a formar parte de nuestro bagaje (y que, posiblemente, en algún momento emerjan en nuestra propia obra).
Además, el propio proceso de escribir se puede entender como paralelo al proceso de proyectar: hay que recabar información, analizarla, interiorizarla, y,  como consecuencia de lo anterior, generar un producto cultural (ya sea escrito o construido) fruto de la interpretación personal.
Pero, y ahí está la gran diferencia, divagar sobre arquitectura no requiere -ni mucho menos- de los tiempos ni de los medios que necesita la formalización de la propia arquitectura (siempre que entendamos que esta última necesita de su materialización para poder valorarse como tal).
Por eso, en estos tiempos de crisis en que dichos medios escasean y la posibilidad de construir es cada vez menor,  reflexionar y escribir sobre arquitectura se ha convertido en una buena alternativa.

"I can not build, I write".